Fantina Rodríguez Padilla

 
 
Fantina nació en la ciudad de Guatemala el 17 de julio de 1927 pero, para evitar pagar la multa por el retraso de su inscripción en el Registro Civil, su nacimiento fue declarado el día 19 de julio.


Era hija del pintor Rafael Rodríguez Padilla, fundador de la Escuela de Artes Plásticas de Guatemala, quien se suicidó el 27 de enero de 1929 cuando estaba a punto de ser capturado por el ejército guatemalteco por su participación en el complot contra Lázaro Chacón, el dictador de turno de entonces.

Fantina efectuó parte de sus estudios primarios en el internado de la Casa Central, institución administrada por monjas. Estuvo interna allí durante algunos años. Una vez concluida la enseñanza primaria fue enviada como aprendiz a un taller de confección de sombreros. La idea era que en el futuro su hermana se dedicara a hacer vestidos y ella sombreros, pero el asunto fue un fracaso. Ella se decantó por el dibujo, trabajó en la Foto Serra, en el Ministerio de Aguas y Cloacas, y se dedicó a leer. Era autodidacta.


Después de la Segunda Guerra Mundial conoció por medio de su hermano, el también pintor Juan Jacobo Rodríguez Padilla, al escultor Jorge Adalberto de León Soto, integrante del grupo Saker-ti, y se casó con él.


Poco tiempo después Adalberto recibió una beca del gobierno de Arévalo para estudiar escultura en París y para allá partieron, primero Adalberto en 1949, y luego Fantina con sus dos primeros hijos en 1951. Ya instalados en París vinieron al mundo los últimos tres vástagos. Cuando el gobierno de Arbenz fue derrocado la beca fue suprimida, la situación económica se volvió difícil y Fantina optó por regresar con sus cinco hijos a Guatemala. Lo hizo el 14 de junio de 1956. Adalberto se quedó en París con la idea de montar una exposición que no tuvo la relevancia que él esperaba porque fue colectiva y no individual y, tras un periodo de casi locura, se tiró del mirador del Zoológico de París el 14 de junio de 1957. Exactamente un año después del regreso de su esposa y sus hijos a Guatemala. Fue enterrado en París.


Fantina, viuda y sin una profesión calificada, tuvo que hacerle frente a la vida con trabajos mal remunerados para sacar adelante a sus cinco hijos. Trabajó como cajera de la consulta externa del Hospital Roosevelt de donde fue despedida porque en los días en que triunfó la revolución cubana su jefe vio una foto de Fidel Castro pegada en la pared de su oficina; después trabajó como correctora de pruebas en una imprenta y como dibujante en otra. Su militancia en el Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT - partido comunista de Guatemala) empezó casi inmediatamente después de su regreso a Guatemala. Su tiempo lo dividía entre su trabajo, su militancia y la atención a sus hijos.


Fue capturada por primera vez la noche del 22 de diciembre de 1963 por la judicial (policía vestida de civil) en su casa de habitación. Se la llevaron después de catear la casa. Estuvo ocho meses en la prisión de Santa Teresa. A finales de 1967 o principios de 1968 fue capturada de nuevo, pero esta vez en la sede de la Federación Autónoma Sindical Guatemalteca (FASGUA) en donde ella era secretaria de asuntos femeninos.


También en esta ocasión catearon su casa, pero esta vez sólo estuvo un mes en prisión porque Adolfo Mijangos López, amigo de la época parisina y a la sazón diputado en la Asamblea Legislativa, peleó para que fuera liberada rápidamente. La situación política en Guatemala se había degradado mucho y la represión empezaba a manifestarse con más fuerza, así que, al salir de la cárcel, Fantina pasó a vivir en la clandestinidad. Poco tiempo después viajó a la Unión Soviética. Estuvo en ese país de principios de 1969 a septiembre de 1970. De regreso en Guatemala se hizo cargo de una casa de seguridad del PGT ubicada en la zona 7 de la capital guatemalteca. En esa casa, el 26 de septiembre de 1972, fue capturada junto con Ana -que llegaba de vez en cuando a ayudarle en los oficios domésticos- y con los miembros del Comité Central del PGT Bernardo Alvarado Monzón, Mario Silva Jonama, Hugo Barrios Klée, Carlos Alvarado Jerez, Carlos René Valle y Miguel Angel Hernández, quienes, de manera intempestiva, habían sido convocados a una reunión con el fin de concretar las actividades que harían el 28 de septiembre, día del aniversario del PGT. El hecho de que esa reunión haya sido convocada a última hora fue la razón por la cual Ana estaba ese día en la casa; no hubo tiempo para pedirle que llegara otro día. Desde entonces todos ellos están desaparecidos.


Texto de K. Raxá de León

Sábado 17 de marzo de 2007.


P.S: Disponemos de pocas imágenes digitalizadas de Fantina, las que tenemos en este momento se encuentran en la Galería Fantina Rodríguez Padilla.

 

¿A dónde van los desaparecidos?
Busca en el agua y en los matorrales
¿Y por qué es que se desaparecen?
Porque no todos somos iguales.
¿Y cuándo vuelve el desaparacido?
Cada vez que lo trae el pensamiento
¿Cómo se le habla al desaparecido?
Con la emoción apretando por dentro.


Desapariciones (Rubén Blades)